Cuánto cuesta franquiciar

La decisión de franquiciar un negocio no es una decisión fácil, ya que de ella depende el futuro a medio y largo plazo de nuestra empresa. Por ello, conocer cuánto nos costará a priori adaptar nuestro modelo de negocio a la franquicia es fundamental. Se trata de apostar por un modelo de crecimiento determinado con unas especificidades muy claras. El coste de esta nueva forma de plantear el crecimiento de nuestra empresa debemos tenerlo claro.

El coste de franquiciar una empresa podemos dividirlo en tres fases o bloques.

Fase de Consultoría

En primer lugar, el coste de consultoría. Comenzar a franquiciar necesitará sin duda de la participación de personal experto en este modelo de negocio. El objetivo es que la adaptación sea lo más exitosa y que obtengamos un modelo de éxito replicable en el mercado. Este personal puede ser interno o externo. Veamos las dos opciones:

  • En el caso de contratarlo internamente debemos asegurarnos que posee la experiencia y conocimientos suficientes para desarrollar un proyecto de franquicia para nuestra marca. El coste de incorporarlo a la plantilla será importante ya que hablamos de puestos muy especializados con altas remuneraciones.
  • No obstante, las empresas en su generalidad, especialmente las pymes, optan por contratar el proyecto de franquicia externamente. Para ello están las consultoras de franquicias como BeFranquicia que aseguran, por su experiencia y conocimiento del mercado, un trabajo de alta calidad profesional. Su coste es mucho menor que la contratación interna, pero aún así es un coste con un importante impacto en las cuentas de la empresa. Especialmente si hablamos de negocios con pocos establecimientos o unidades.

Fase de Adaptación

En segundo lugar el coste de adaptación de la central de franquicias. Este coste vendrá dado por el proyecto de franquicia. Pone encima de la mesa la estructura que necesitamos y necesitaremos en un futuro a medio y largo plazo. Se trata de dar salida a todos los servicios que desde ahora deberá atender la central con respecto a la franquicia. Entre ellos habrá que hacer frente a los diferentes costes:

  • Costes en marketing local y global para la generación de imagen de marca y tráfico a los establecimientos. Aquí entra desde publicidad, redes sociales, página web, etc.
  • Costes en un equipo de operaciones para el soporte, control y optimización de los puntos franquiciados
  • Costes de expansión para la captación de nuevos franquiciados. Ya sea que la expansión  la realicemos internamente o la externalicemos a través de una consultora de franquicias.
  • Costes en I+D cuyo objetivo es la optimización y el lanzamiento de nuevos productos y servicios.

Fase de Mantenimeinto

En tercer lugar, el mantenimiento de los servicios y recursos aportados en el anterior punto. Serán unas inversiones recurrentes y que se irán ampliando según la dimensión de la red de franquicia.

Conclusión

En definitiva, si queremos saber cuánto nos cuesta franquiciar nuestro negocio, debemos tener en cuenta que franquiciar supone incurrir en una serie de inversiones necesarias para definir el modelo de franquicia, que coja forma, crezca y pueda mantenerse de forma optimizada en el tiempo. No obstante, dichas inversiones son alimentadas siempre por los ingresos que generan las unidades franquiciadas, ya sea en forma de canon, royalty o cualquier otro concepto y que deben ser reinvertidas en el negocio de la forma adecuada.

Si quieres franquiciar tu negocio y hacerlo con garantía y al mínimo coste, contacta con nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *