Elegir la mejor franquicia

Una vez que hemos tomado la decisión de decantarnos por un negocio en franquicia, debemos esforzarnos en elegir la mejor franquicia para nuestros intereses. Así, debemos realizar unos pasos previos a la selección para asegurarse de tomar la decisión adecuada y contar con mayores posibilidades de éxito del negocio.

Para ello hay que tener en cuenta una serie de puntos que marcarán el devenir de nuestra elección de franquicia:

  • Conocer a fondo como funciona el sistema de franquicia
  • Saber cuáles son nuestras limitaciones económicas
  • Analizar los sectores y las diferentes firmas que operan en franquicia
  • Informarse a través de medios especializados como Franquicia.net o la Guia 500 Franquicias de Éxito
  • Contar con un asesoramiento profesional de expertos consultores

Muchos emprendedores piensan en un cambio de actividad laboral y, ante los deseos de independizarse, la franquicia puede ser una opción interesante. La madurez y consolidación hace que las posibilidades de fracaso sean considerablemente bajas. Aún así hay que tener una serie de parámetros en cuenta a la hora de decantarse por una o por otra cadena.

Conocer cómo funciona la franquicia

Una de las primeras claves básicas será conocer las ventajas y los inconvenientes que ofrece el sistema de franquicia, realizando un análisis de nuestros gustos personales y afinidades para estar cómodos en lo que queremos trabajar y ponerle así mayor esfuerzo.

La relación franquiciada nace con la intención de perdurar durante años, por ello, no hay que precipitarse en su elección. Hay que comprobar la verdadera solvencia de la enseña y lo que puede aportar a su negocio, lo que supone por parte del futuro franquiciado una exhaustiva labor de investigación orientada hacia el sector objeto de interés.

Recopilar información

La selección del sector

El franquiciado debería comenzar por seleccionar el sector que más atraiga al emprendedor. Comprometerse con un negocio implica ponerle mucha energía, mucho tiempo y dinero. De ahí que sea importante que el negocio nos agrade.

Hay más de 50 sectores de actividad entre los que poder elegir, por lo que siempre podemos encontrar alguno de nuestro interés y analizar dichos sectores así como las compañías que los conforman. Es importante asegurarse de que no se trata de un sector que se encuentra en crisis, y para ello, no sólo hay que analizar las franquicias que operan en el mismo, sino también las empresas que poseen redes de establecimientos propios. aquí es importante seleccionar un sector de la economía con proyección de futuro para reducir al máximo posible el riesgo.

Selección de la franquicia

Una vez seleccionado el sector de actividad más idóneo, llega el momento de elegir entre las distintas franquicias del mercado. La elección más obvia es la de aquellas compañías bien posicionadas, que poseen varias decenas de franquiciados, pero también hay que tener en cuenta las oportunidades que surgen con los nuevos operadores, que a veces incorporan innovaciones muy interesantes.

Es vital dedicar tiempo al análisis de cada oportunidad. En este sentido, contar con asesoramiento profesional puede ser fundamental antes de firmar. Asegurarse de que en realidad el negocio es una buena oportunidad es primordial y el emprendedor no debería escatimar invertir unos euros en recibir un consejo cuando se trata de una inversión mucho mayor la que está en juego.

Vías de información

El franquiciado debe obtener la suficiente información sobre la franquicia, sobre todo en lo referente a los franquiciados y a su situación económica, Para ello, adquirir una guía de franquicias puede proporcionar una información sustancial sobre las condiciones para acceder a las diferentes redes y a sus expectativas económicas.

Es muy interesante el hecho de concretar entrevistas con el franquiciador. Un futuro franquiciado tiene derecho a que le brinden toda la información y a efectuar todas las averiguaciones que considere pertinentes. La contraparte es que generalmente se requiere de información acerca de su persona, su patrimonio y demás inquietudes.

Un punto de apoyo muy importante, a la hora de analizar la cadena, son los actuales franquiciados de cada una de las franquicias; ellos son las personas con quienes podremos contrastar la veracidad de la información facilitada por el franquiciador, por lo que es conveniente establecer este tipo de entrevistas.

Canales publicitarios y ferias

También, para elegir la mejor franquicia son vitales los portales de Internet para obtener más información sobre las franquicias que operan en nuestro país pudiendo contactar directamente con ellas: Franquicia.net o Consultafranquicias.com son portales interesantes para obtener información.

No nos olvidamos de las Guías impresas que facilitan un acceso de calidad, muy visual y al alcance de cualquiera a la información de diferentes marcas. En este sentido la Guía de la AEF o la edición anual de 500 Franquicias de Exito son soportes interesantes. Ni por supuesto de las ferias de franquicia como el SIF o Expofranquicia que permiten una cara a cara con el franquiciador.

Análisis del mercado

Otro de los consejos es que el emprendedor debe realizar un análisis económico personalizado a la ciudad y del entorno donde voy a ubicar mi establecimiento. A veces, unas buenas opciones de negocio fallan por haber elegido el lugar equivocado debido al número de habitantes o a sus hábitos sociales que no son favorables al servicio prestado por la enseña.

También hay que preguntarse si pretendemos destinar la franquicia como un autoempleo o como un modelo de diversificación de inversores. Por otro lado, el apoyo familiar en la toma de decisión es fundamental. Un auto-análisis previo le ayudará a descubrir si su actitud y circunstancias particulares son las más adecuadas para integrarse en una cadena. Hay que estudiar todas las alternativas para iniciar un negocio.

Requisitos e inversión

Antes de la inversión hay que tener en cuenta el marco legal en el que nos empezamos a mover: el Real Decreto 2485/1998, de 13 de Noviembre, por el que se desarrolla el artículo 62 de la Ley 7/1996, de 15 de Enero, de Ordenación del Comercio Minorista, ha regulado en su artículo 3 las obligaciones informativas a las que debería hacer frente todo franquiciador ante sus potenciales franquiciados.

Es importante comprobar si se reúnen o no los requisitos necesarios para ser franquiciado teniendo en cuenta cuánto se está dispuesto a invertir, si se dispone o no de un local, si se está dispuesto a asumir unas directrices o si corresponde a las expectativas económicas esperadas.

A la hora de definir el monto de la inversión no hay que omitir ningún importe por menor que sea, ni dejar de lado impuestos como el IVA. Además es aconsejable prever una suma para imponderables.

Para invertir no es necesario contar con todo el montante que supone el desembolso inicial. El nuevo empresario debe tener una capacidad de inversión que sea aproximadamente de un 60% de recursos propios y de un 40% de recursos ajenos.

Conclusión

Para finalizar, señalaremos que, salvo excepciones, no existen redes de franquicias mejores o peores para un emprendedor, por lo que debe ser éste quien busque aquellas que se adecuen a su perfil personal y profesional y que le permitan el desarrollo de su actividad empresarial.

Os dejamos un vídeo del experto en franquicias Santiago Barbadillo que también aporta claves interesantes para elegir la mejor franquicia para nuestro perfil de inversor:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *