Preguntas clave para franquiciar una empresa

A través de unas sencillas cuestiones podemos valorar la capacidad que tenemos para franquiciar nuestra empresa y llevar a cabo un proyecto de expansión que permita desarrollar nuestro negocio con menos recursos y con mayores posibilidades de éxito.

Franquiciar su empresa no deja de ser el deseo de muchos empresarios decididos a expandirse ya sea a nivel local, regional, nacional o internacional. Para ello, han llegado probablemente a la conclusión de que es el sistema que mejor se adapta a su modelo de negocio. Ya sea por poseer una metodología propia, por su capacidad para estandarizar los procesos o por su interés en ahorrar recursos.

No obstante, antes han tenido que plantearse una serie de cuestiones o preguntas fundamentales para decidir que la mejor estrategia de crecimiento posible para su modelo de negocio es la franquicia. Entre ellas, las más importantes son las siguientes:

¿Cuento con un producto o servicio de éxito?

Esta es una pregunta esencial. Franquiciar un negocio que por la razón que sea no ha terminado de cuajar en el mercado puede traernos más problemas que beneficios. Por ello la franquicia se basa siempre en un modelo de éxito que permite a nuestros nuevos socios, los franquiciados, beneficiarse de él y desarrollarlo con similares beneficios en diferentes ubicaciones o latitudes. Así pues, para franquiciar nuestro negocio debemos estar seguros de contar con un producto o servicio de éxito contrastado que sea capaz de ofrecer la rentabilidad adecuada a nuestros socios franquiciados.

¿Tengo buena acogida en el mercado?

Si detectamos que nuestro producto o servicio posee una demanda interesante, franquiciar siempre será una opción. Independientemente de que nuestro producto funcione bien en nuestro mercado, debemos estar seguros que en otros mercados podemos tener espacio suficiente para crecer. En muchos casos, un modelo puede tener mercado en una determinada área geográfica por diversos motivos (reconocimiento de marca, boca a boca, factores locales o regionales, etc.), pero carecer de la demanda necesaria en otros.

¿Es mi producto o servicio replicable?

Debemos entender que la franquicia es la producción en serie de un modelo de negocio de éxito. Por ello debemos contar con un producto o servicio que sea realmente replicable por un tercero. Esa condición permitirá al franquiciado repetir el éxito del franquiciador con su modelo de negocio y a su vez permitir la escalabilidad del negocio a diferentes niveles. Aunque suelen ser los procesos los que determinan esa replicabilidad, debemos tener en cuenta otros factores como tipo de producto, márgenes,

¿Tengo la organización adecuada de mi modelo de negocio?

Por lo general franquiciar supone llevar a cabo una serie de tareas necesarias para obtener la organización del modelo de negocio a punto. Es lo que denominamos el proyecto de franquicia y que se basa en el desarrollo de diferentes acciones estratégicas. Todas ellas van encaminadas a hacer el concepto de negocio replicable y escalable. Desde la definición del modelo en sí, pasando por los requisitos económicos, la estructura de la central, el desarrollo de los procesos adecuados, los manuales operativos, los contratos de franquicia, etc. Todo ello converge en la estrategia adecuada para franquiciar nuestra empresa y llevarnos a alcanzar éxito.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *