Contrato de franquicia: aspectos a tener en cuenta

contrato de franquicia

El contrato de franquicia es el elemento que regula la relación de franquicia entre franquiciador y franquiciado durante la duración del mismo. En definitiva, define los derechos y obligaciones para una y otra parte. Algo esencial entre dos nuevos socios como serán a partir de la firma de este documento, franquiciador y franquiciado.

Por norma general, las relaciones entre dos o más partes han de estar reguladas mediante un contrato. Un documento en el que quedan reflejadas las características y condiciones de esa relación y cuya firma comporta su aceptación y consentimiento expreso. Así sucede en numerosos ámbitos y relaciones de todo tipo (laborales, de arredramiento, de servicios, etc.). Y así sucede también en las franquicias. En base a nuestra experiencia como consultores de franquicias, te detallamos aquí todos los aspectos esenciales a tener en cuenta en el contrato de franquicia.

Derechos y obligaciones

Tanto el franquiciador como el franquiciado tienen derechos y obligaciones a lo largo de su relación como tal. Una relación que se articula en base al conocido como contrato de franquicia. Se trata de un documento escrito y de obligado cumplimiento durante su vigencia. No en vano, en sus páginas se estipulan todas las condiciones de la compra de esa franquicia. Este contrato debe ser claro, completo y equilibrado para las partes, evitando la tentación de que imponer cláusulas abusivas o poco realistas en su cumplimiento.

Y es que abrir una franquicia no deja de ser una adquisición. El franquiciado paga una cantidad al franquiciador para poder usar una marca que ya está funcionando y para que este le traslade su know how o saber hacer. Es decir, cómo debe gestionar el negocio para conseguir los ratios de rentabilidad y éxito que él ya ha alcanzado. Ni más ni menos que una transacción que ha de quedar bien definida y regulada en el referido contrato de franquicia.

Requisitos legales necesarios

Por otro lado, el contrato de franquicia debe ajustarse a:

  • La legislación nacional. Especialmente, a la Ley de Ordenación del Comercio Minorista, al Real Decreto 201/2010 que regula el ejercicio de la actividad comercial en régimen de franquicia y a la Ley de Defensa de la Competencia.
  • El Código Deontológico Europeo de la Franquicia.
  • La legislación comunitaria. Es decir, el reglamento de la UE 330/2010 relativo a acuerdos verticales y prácticas concertadas.

¿Qué no debe faltar en un contrato de franquicia?

Como ocurre en todos los contratos (sean del tipo que sean), no hay un número mínimo ni máximo de cláusulas. El contrato de franquicia debe cumplir con los preceptos legales correspondientes sin ser abusivo ni contrario a lo ya acordado previamente con el futuro franquiciado.

Pero, ¿cuáles son los puntos más importantes de un contrato de franquicia? Básicamente, el contrato de franquicia debe girar sobre los siguientes ejes:

1. Condiciones de la franquicia

Es decir, la inversión necesaria para hacerse con ella y el canon de entrada requerido. El contrato de franquicia debe reflejar también si la central cobra royalties mensuales y por publicidad, así como la cuantía o porcentaje al que asciende cada uno. Del mismo modo, concretar la zona en la que se va a ubicar la franquicia y si tendrá exclusividad geográfica. Sin olvidar el tipo y tamaño del local, o los equipos necesarios para que el negocio funcione.

2. La cesión de la marca

Además, el franquiciador tendrá que detallar la manera en la que el franquiciado deberá usar su marca. Básicamente, porque habrá ciertas acciones que tendrá que llevar a cabo por petición expresa de la central… Y otras que estarán prohibidas. Sobre todo, porque todas las franquicias de la marca deben mostrar una imagen unificada y tener una operativa y funcionamiento similares. Estén donde estén y las dirija quien las dirija. Y a colación de este último punto, es muy importante detallar también todas las causas que serían objeto de una resolución del contrato de franquicia. Por ejemplo, un incumplimiento reiterado de las condiciones.

3. Cómo transmitir el know how

Para que una franquicia eche a andar, es fundamental que el franquiciador forme al franquiciado. Que le enseñe su manera de hacer las cosas. Y es que es aquí donde radica el éxito de la franquicia, en el “saber hacer”. Todo ese conocimiento y bagaje que el franquiciador adquiere tras años al frente de su negocio. Cada decisión, cada acierto, cada error son determinantes para que el negocio haya llegado donde haya llegado. Por ello, la formación del franquiciado es fundamental para que este sepa dirigir y gestionar el negocio de una forma correcta. En este sentido, el contrato de franquicia debe reflejar cómo será la formación, aclarando la manera en la que el franquiciador le transmitirá toda esa sabiduría.

4. Asistencia al franquiciado

Para su funcionamiento, algunas franquicias requieren de máquinas concretas, mobiliario específico, programas informáticos de gestión… O incluso de materias primas y productos específicos. En algunos casos, el franquiciado tendrá libertad para elegir a sus propios proveedores; en otros, no. De hecho, es habitual que sea la central de franquicias la que facilite la relación con proveedores a sus franquiciados, así como soporte técnico y asistencial para el mantenimiento y reparación de los equipos del local. Eso sí, sea cual sea la situación, el contrato de franquicia deberá estipular sus pormenores, para que el franquiciado sepa qué debe hacer en cada caso.

5. Duración del contrato

Cinco años suele ser el periodo habitual por el que se firma un contrato de franquicia, aunque algunas franquicias fijan a veces periodos más prolongados. Cuando finaliza ese periodo, y si el negocio funciona bien, es habitual solicitar la prórroga automática de la licencia. En otras ocasiones, bien el franquiciador o bien el franquiciado, deciden no renovar. Sea como sea, el contrato de franquicia debe recoger la duración mínima de la licencia. Y, como no, las condiciones en base a las que se regirán las sucesivas prórrogas.

¿Necesitas ayuda con tu contrato de franquicia?

El fin último del contrato de franquicia es regular la relación franquiciador-franquiciado y evitar conflictos y confusiones entre ambos. Tanto si tienes un negocio y quieres franquiciarlo pero no sabes por dónde empezar, como si vas a abrir una franquicia pero tienes duda con tu contrato de franquicia, estamos aquí para ti. En BeFranquicia somos expertos en el desarrollo de proyectos de franquicia y trabajamos con contratos de este tipo a diario. ¡Contáctanos y pídenos consejo! Estaremos encantados de poder ayudarte.