¿Es franquiciable cualquier negocio?

Conocer la potencial franquiciabilidad de un negocio es una de las labores de cualquier consultor de franquicias. Analizar si una empresa es franquiciable es un trabajo esencial en el que constantemente se desarrollan nuestros profesionales especializados.

La experiencia alcanzada por BeFranquicia a través de todos estos años y de cientos de empresas franquiciadas a nuestras espaldas, nos sitúa en una inmejorable posición para responder a esta pregunta. Y es que es necesario haber analizado cientos de modelos de negocio para poder identificar las opciones de franquiciabilidad de cualquier concepto.

En cualquier caso, sí podemos confirmar que hay unos patrones establecidos e identificados. Ellos nos indican las posibilidades de cualquier empresa para poder desarrollarse bajo el modelo de franquicia haciendo su negocio franquiciable.

Lo primero que debemos subrayar es que no todo negocio es susceptible de convertirse en franquicia. Un porcentaje de los modelos que nos llegan a nuestra consultora de franquicias tiene serias dificultades para desarrollarse mediante este sistema de comercialización. Y así lo comunicamos.

El argumento principal para mantener esta postura es que para convertirse en una central franquiciadora es preciso cumplir una serie de características necesarias. Podrían resumirse en: una experiencia contrastada en el mercado, un saber hacer único y fácilmente transmisible y un valor diferencial respecto de la competencia. Sólo aquellos negocios que cumplan estas premisas, o aspiren a ello, podrán ser desarrollados como redes de franquicias. O dicho en otras palabras, ser un negocio franquiciable.

La experiencia del franquiciador, necesaria

El asunto de la experiencia previa ocupa una posición primordial. En la actualidad, comprobamos que algunos conceptos surgen como franquicia sin haber desarrollado un modelo claramente definido. En otros casos, sin haberlo probado con garantías. Podemos afirmar que el modelo debe tener cierta aceptación en su mercado. Si es que quiere ser replicado como franquicia. En cuanto a la experiencia, cuanto mayor sea el recorrido del concepto de negocio, mayores garantías de éxito.

Otra de las características presuntamente recurrentes en la franquicia es la originalidad. Desde nuestro punto de vista, es una cualidad muy valorable. Pero de ella no depende el éxito de una enseña. Es un elemento muy potente para que un negocio pueda aportar un beneficio a sus asociados, pero no es condición «sine qua non​» para poder franquiciar una empresa.

Para franquiciar un negocio es esencial analizar su viabilidad

Lo que sí debe ser una empresa franquiciadora

Una vez aclarado que la originalidad no lo es todo para tener éxito en este sistema de comercialización, habrá que conocer cuáles son las cualidades que sí son imprescindibles. Las necesarias para que un negocio pueda crecer mediante franquicias. En este punto, podemos ordenar por orden de importancia los siguientes elementos:

  1. Un método de trabajo conformado en un saber hacer exclusivo es el principal rasgo para que una enseña lo sea.
  2. La capacidad de la central de ofrecer un apoyo continuo a sus asociados.
  3. La existencia de una marca ya testada en el mercado.
  4. Un negocio desarrollado alrededor de una idea de éxito.

En definitiva, no todo vale en la franquicia. Este es un sistema con sus propios códigos de acceso. Estos han de cumplirse para no sumar al fracaso de una central el de sus propios asociados. Aquellos que creyeron que con tener una buena idea sería suficiente para hacer negocio.

Así pues, si estás pensando en franquiciar tu negocio, no lo dudes, contacta con nosotros y te ayudaremos a valorar su franquiciabilidad y te acompañaremos en todo el proceso. Pon en manos de nuestros profesionales tus opciones de éxito a futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *