¿Qué es franquiciar?

Muchos empresarios se preguntan qué es franquiciar, en qué consiste el modelo de franquicia y qué supondría llevarlo a sus empresas. 

La Franquicia como formato de negocio, es un sistema de cooperación entre empresas legal y financieramente distintas e independientes. Y que quedan ligadas entre sí por el contrato de franquicia.

A través del contrato de franquicia, la empresa franquiciadora otorga al franquiciado el derecho a explotar su marca.

También le suministrará la ayuda técnica y los servicios necesarios destinados a facilitar la explotación del negocio. Lo hace a cambio de:

  • Una contraprestación económica.
  • De la obligación, por parte del franquiciado, de conducir el negocio según el sistema del franquiciador. 

A nivel empresarial pocos dudan que la franquicia representa el sistema de expansión más empleado y desarrollado de las economías modernas. 

Y es utilizado por muchas de las grandes multinacionales del planeta.

Montar una Franquicia

La franquicia es un modelo ideal para cualquier empresa que disfrute de un adecuado posicionamiento en su mercado.

Y también lo es para aquellas que mantengan ciertas perspectivas de crecimiento.

Todas ellas verán en el modelo de franquicia una de las alternativas más rentables y eficaces para su introducción y consolidación en nuevos mercados.

Por este motivo la franquicia es contemplada como una alternativa que reportará a la empresa numerosas y claras ventajas. Independientemente del ámbito de actividad en el que la empresa venga operando.

De esta forma, toda compañía que quiera iniciar un proceso de expansión debe haber analizado previamente la posibilidad de franquiciar.

Franquiciar es una alternativa de expansión

No obstante, la opción de crecer en franquicia es una entre muchas otras alternativas de desarrollo. Pero esta fórmula se adecúa de forma perfecta a las empresas y mercados actuales. De ahí su espectacular progresión en las últimas décadas.

El franquiciado pondrá a disposición del franquiciado:

  • El fondo de comercio de la marca que se conceda.
  • Una permanente asistencia en la explotación del negocio.
  • La disposición y coherente transmisión de las experiencias adquiridas.

Todo ello hará de la franquicia un auténtico planteamiento de competitividad.

Franquiciar es modernizar

En la actualidad, este sistema de expansión es una consecuencia lógica de la necesidad de adaptación y modernización de nuestras empresas ante las exigencias cambiantes de los mercados. McDonalds, 100 Montaditos o Marco Aldany son claros ejemplos de este hecho.

Conocer los aspectos fundamentales para franquiciar

Sabemos que las empresas se ven obligadas a adoptar estrategias encaminadas a la consecución de sus objetivos.

Así, el interés creciente en la franquicia se justifica por:

  • Los cada vez mayores condicionantes de especialización.
  • La necesidad de optimizar y modernizar la gestión de las empresas.
  • La imposibilidad de poder competir actuando desde planteamientos de independencia empresarial o bajo limitaciones geográficas de actuación.

La franquicia aporta soluciones eficaces ante estas ineludibles exigencias.

Ciertamente, la franquicia tiene la cualidad de basar su fundamento en:

  1. La comercialización de productos o servicios bajo criterios de especialización comercial
  2. La garantía la aplicación de modernas técnicas de gestión empresarial en todas las facetas del negocio
  3. La constitución de una relación de asociacionismo empresarial. Esta relación, basada en principios de autonomía e independencia, faculta a las empresas para rentabilizar su acuerdo mediante la generación de sinergias y economías de escala.

Estos tres aspectos explican su gran éxito global.

Cuándo podemos empezar a montar una franquicia

Sin duda, una empresa no debe empezar a franquiciar en cualquier momento. Y menos sin saber qué es franquiciar y lo que esto conlleva.

Franquiciar un negocio no es algo que se decida sin más. Ha de enfocarse desde la más estricta y rigurosa planificación.

Se trata de un procedimiento estratégico de crecimiento que se define particularmente para cada empresa.

Veamos cuando NO franquiciar:

  • Desde posiciones poco sólidas como la inmadurez del negocio
  • Desde la inexperiencia empresarial
  • Desde la reducida rentabilidad de una actividad de reciente iniciación.

Así pues, para cualquier empresario que desee franquiciar sólo será posible hacerlo cumpliendo determinados criterios empresariales.

4 elementos fundamentales para franquiciar

Para franquiciar un negocio podemos destacar cuatro supuestos que han de manifestarse con clara rotundidad.

  1. Mercado

En primer lugar, el empresario debe confirmar la situación y previsible evolución de su mercado.

Para poder franquiciar con garantías, el mercado ha de:

  • Mostrar buenas perspectivas de crecimiento. Ha de tratarse de un mercado, cuando menos, estable
  • Contar con una dinámica positiva suficiente que dé por buena cualquier previsión de equilibrio y constancia en la demanda.
  1. Producto

En segundo lugar, confirmar la disposición de un producto o un servicio:

  • Original y diferenciado.
  • Innovador con respecto al ofrecido por nuestra competencia
  • Contrastado con un alto grado de aceptación por parte de nuestro público objetivo.
  1. Gestión

En tercer lugar, debemos estar seguros de contar con un sistema propio de gestión y administración. Y que se encuentre lo suficientemente experimentado.

Este sistema de gestión ha de ser fácilmente transmisible a terceros a voluntad de la empresa. También ha de resultar difícilmente accesible para cualquier competidor en general.

Debemos tener en cuenta que la franquicia requiere dos activos estratégicos de fundamental presencia: una marca y un know how.

  1. Rentabilidad

En cuarto lugar, que los aspectos antes señalados, se hayan traducido en claros beneficios para el empresario.

En otras palabras, debe tratarse de una actividad que por sí misma sea capaz de generar una rentabilidad adecuada a las inversiones realizadas. Y debe ser  superior a la rentabilidad media que se da en el sector de forma habitual.

Conclusión

Todos estos aspectos le ayudarán a comprender qué es franquiciar. Si su deseo es franquiciar su empresa debe analizarlos para conocer las posibilidades y determinar las mejores condiciones para franquiciar.

No obstante, hay que recordar que la franquicia no es una opción que esté al alcance de todas las empresas. Ni siquiera de todos los sectores que operan en el mercado. Hay algunas actividades particulares que probablemente no sean franquiciables.

En cualquier caso, si cumple con los requerimientos de mercado, producto, sistema de negocio y know how la empresa estará en una posición adecuada para lanzarse a un crecimiento a través del sistema de franquicia.

Sin duda, este modelo potenciará su concepto de negocio en su mercado de actuación.

¿Quieres franquiciar tu empresa?

Te ayudamos a crecer como franquicia

franquiciar empresa