¿Qué es el royalty en la franquicia?

royalty-franquicia

Seguramente has oído hablar de los royalties que cobran las franquicias a los franquiciados. El royalty es un elemento clave en la operativa de las cadenas y es inherente al sector de la franquicia. Esencialmente, se trata de una cantidad económica que el franquiciador estipula para sus franquiciados. Y lo hace en concepto de los servicios que les prestará en el futuro.

La franquicia se basa entre tres ejes principales: la marca, el know hoy y el conjunto de acciones de formación, asistencia y control que todo franquiciador realiza para el franquiciado. Es en este último ámbito donde el royalty cobra sentido. La decisión de franquiciar la empresa obliga al franquiciador a mantener los servicios que precisa la red de franquicia. Tanto para su mantenimiento en el día a día como una estructura global. El royalty permite al franquiciador obtener los recursos necesarios para que esos servicios puedan realizarse con garantías.

Lógicamente, el franquiciador no actúa de modo altruista. Tampoco aporta de sus recursos propios el capital que se precisa para cubrir las necesidades que las cadenas tienen de forma continuada. Si bien, la gestión de los recursos corresponde a la central de franquicias, son los franquiciados los que mantienen esta central. Y lo hacen a través de sus aportaciones en concepto generalmente de royalties de explotación.

¿Cuáles son los servicios que se pagan con el royalty de franquicia?

royalty en franquiciaEl franquiciador llevará cabo a través de la central una serie de acciones y desarrollos que aportarán valor a la cadena. Estos beneficirán a cada uno de sus franquiciados. Entre los servicios que engloban estas acciones podemos encontrar:

  1. Operaciones: partimos de que todo franquiciador aporta a sus franquiciados un sistema de funcionamiento que les permite poder competir en el mercado. El franquiciador es el encargado de velar por la buena aplicación de estos sistemas y procedimientos. También de asegurar el perfecto funcionamiento de cada uno de los elementos que forman la cadena. Todo ello para que el resultado global de la franquicia sea el óptimo y beneficie a cada de sus unidades.
  2. Servicios de marketing: todos los elementos que componen la franquicia. Entre ellos podemos encontrar la oferta de producto o servicio , la comunicación, la logística, la publicidad, el etiquetado, los estudios de mercado, etc.
  3. I+D: la innovación basada en la investigación y el desarrollo. Son elementos clave para mantener la cadena optimizada potenciando su competitividad en el mercado. Se generan nuevos productos que lanzar, se estudian las acciones de la competencia, las necesidades de los consumidores o se analizan las tendencias del mercado. Así es como conseguiremos que nuestros puntos de venta nos ayuden a alcanzar el liderazgo que persigue nuestra cadena de franquicias.
  4. Tecnología: hoy día, los desarrollos tecnológicos permiten la realización de multitud de acciones y control al mínimo coste. Y además, con los mejores resultados. Aquí, el factor principal es la gestión del software necesaria para el óptimo funcionamiento de las unidades de venta. Este se ha convertido en uno de los ejes esenciales hoy día de toda cadena de franquicias que quiera desarrollarse a medio-largo plazo.
  5. Gestión de Compras: uno de las características más destacables de la franquicia es su capacidad para operar como central de compras. A través de ella, el franquiciador puede obtener los mejores productos a los mejores precios para sus red de franquiciados. Esta es una labor clave que se realiza desde la central de franquicias y que beneficia a toda la cadena.

¿Cómo se calcula el royalty de franquicia?

Hay una serie de elementos que nos permiten conocer el modelo de royalty que debemos aplicar a nuestros franquiciados. Estos elementos definen de forma clara las necesidades de recursos que precisará la central de franquicias. Entre ellos podemos encontrar:

  • El coste que supone toda la serie de servicios que el franquiciador aportará al franquiciado, como se ha visto más arriba
  • El tamaño, el desarrollo y el potencial de expansión de la red. También el valor de marca, que va aumentando con el tiempo.
  • El valor real que la central aporta al franquiciado y que se traduce en un ahorro de costes para él. Y también en un aumento de su posicionamiento y dimensión en su mercado local.
  • La rentabilidad que obtiene el franquiciado a través de la central
  • La rentabilidad que espera obtener el franquiciador.

La importancia de calcular acertadamente el royalty de franquicia

Algo vital para la supervivencia de la cadena es que el royalty a cobrar al franquiciado esté acertadamente definido. Debe ser equilibrado con los servicios ofrecidos al franquiciado desde la central. Así, un royalty mal calculado penalizará a cualquiera de las partes. Desajustará la relación franquiciador-franquiciado y generará tensiones y problemáticas que pueden acabar con la cadena.

Lo óptimo es calcular el royalty de franquicia a través de los adecuados modelos económicos. Una consultora de franquicias especializada y experimentada puede ayudarnos a valorar el impacto que dicho royalty de explotación tendrá para la central y para el punto de venta.