Cómo franquiciar una empresa

Franquiciar una empresa es un proyecto empresarial de gran envergadura.

A la hora de plantearlo, muchos empresarios se preguntan: ¿qué necesito para franquiciar mi empresa?, ¿cómo puedo hacerlo?, ¿cuáles son los pasos para llegar a montar una franquicia?.

En Befranquicia respondemos a estas preguntas a través de 7 distintas fases o pasos. Ellos permitirán adaptar nuestro negocio a esta fórmula de comercialización de éxito que es la franquicia.

como franquiciar

Contenido: 7 pasos para franquiciar una empresa

Una gran cantidad de empresas ven en la franquicia un modelo de negocio que encaja con sus expectativas.

Así, cuando el concepto se desarrolla con eficacia puede suponer una estrategia de expansión óptima para sus negocios.

El objetivo es que esta expansión sea financiada por los franquiciados, en vez de hacerlo la propia empresa a través de capital propio.

Si quiere averiguar cómo franquiciar una empresa, debe saber que el proceso de convertirse en franquiciador de éxito suele ser largo.

Además, implica ciertas inversiones. El hecho de desarrollar el proyecto de franquicia y estar preparado para comenzar a vender franquicias no significa que vayamos a encontrar rápidamente franquiciados.

No obstante, con una buena definición del concepto de negocio y una buena estrategia para operar en el mercado puede lograrse.

1º: Evaluar si su empresa es franquiciable

montar franquicia
    • ¿Cómo montar una franquicia?.

      La primera pregunta a plantearse es si su negocio es adecuado como objeto de franquicia. Más allá de tener un buen historial de ventas y una rentabilidad del negocio importante. Y es que hay varios factores más que hay que plantearse en este primer paso para franquiciar:
    • Conozca bien su concepto.

      La mayoría de los conceptos franquiciables ofrecen algo familiar, pero con un toque único que los hace diferentes. El concepto tiene que estar enfocado tanto a los consumidores finales como a los potenciales franquiciados. Debemos tener la clara expectativa de que a más unidades mayores economías de escala se crearán, lo que aumentará las ganancias por cada venta. Además, la empresa debe tener algo que se pueda sistematizar y replicar, no es algo que necesita su toque personal para tener éxito. En este punto, hágase 2 preguntas.
      • Primero, pregúntese a sí mismo si la franquicia es vendible, si usted mismo lo compraría.
      • Después, compruebe si es clonable o replicable. Si hay posibilidad de que ese mismo concepto pueda triunfar en otros ámbitos geográficos diferentes.
    • Compruebe sus datos financieros.

      Como es de esperar, la mayoría de las franquicias que han alcanzado el éxito poseen un negocio que ya es rentable. Así pues, su objetivo es tratar de replicar ese éxito en otros lugares. De hecho, es conveniente que antes de empezar a franquiciar la empresa hayamos testeado la “clonación del éxito” con unidades propias en otros lugares.
    • Conocer el mercado.

      Para saber cómo franquiciar una empresa debe ser crítico. No confíe a ciegas en el presentimiento de que su negocio es un concepto que puede funcionar con éxito bajo el modelo de franquicia. Procure obtener información y realizar estudios de mercado. El objetivo será confirmar que existe una fuerte demanda de los consumidores más allá de su ciudad de origen y que puede moverse dinámicamente en otros mercados. Puede informarse de diferentes estudios realizados sobre la franquicia, aquí.
    • Prepararse para el cambio.

      Convertirse en un franquiciador significa que va a realizar actividades totalmente diferentes de las que le correspondían como dueño del negocio. De esa forma, dejamos de vender hamburguesas o realizar tratamientos de depilación. Y pasamos a vender franquicias y ocuparnos del apoyo y formación a nuestros franquiciados. La cuestión es si se siente cómodo como formador y director de su producto y servicio más que como gestor de uno o varios establecimientos. Es el cambio de perspectiva necesario para el desarrollo de la empresa como franquicia. Además, deberemos renunciar a parte del control que hasta ahora hemos mantenido sobre la forma de ejecutar nuestro concepto de negocio. Los franquiciados lo ejecutarán exactamente como usted les ha enseñado a hacerlo, pero no lo realizará usted directamente. Tampoco estará allí todos los días para controlarlo a pie de establecimiento.
    • Evaluar otras alternativas.

      Por supuesto antes de sumergirse en la franquicia, es positivo que desee considerar otras opciones. Por ejemplo:
      • Unas expectativas de crecimiento más lentas.
      • La búsqueda de financiación a través de entidades financieras o de inversión.
      • Permitir el acceso de nuevos socios al capital.

Todas ellas son son otras alternativas que pueden resultar más interesantes para usted.

Si lo desea, puede realizar nuestro test de franquiciabilidad y comprobar la viabilidad de su negocio como franquicia.

2º: Conocer los requisitos legales de la franquicia

temas jurídicos franquicia Es fundamental, si vamos a franquiciar, conocer en profundidad los requisitos legales y especialmente el contrato de franquicia.

Este contrato, no tiene a día de hoy una norma propia. Para franquiciar una empresa debemos conocer al menos básicamente la norma jurídica que lo rodea.

Así, la definición jurídica del franquicia la encontramos en el Art. 62 de la Ley 7/1.996 de Ordenación del Comercio Minorista. Este artículo se ha desarrollado mediante el Real Decreto 2485/1.998, y modificado por el Real Decreto 419/2006. En él se definen exactamente los negocios que se desarrollan bajo franquicia.

Aunque también desarrolla el Registro de Franquiciadores, hay que tener en cuenta que este fue suspendido y posteriormente ha sido eliminado a finales de 2018.

Según este artículo, la actividad comercial en régimen de franquicia es la que se lleva a efecto en virtud de un acuerdo o contrato por el que una empresa, denominada franquiciadora, cede a otra, denominada franquiciada, el derecho a la explotación de un sistema propio de comercialización de productos o servicios.

  • Contenido del contrato de franquicia

De esta forma, todo franquiciador debe saber que los contratos de franquicia tienen que cumplir unos requisitos mínimos:

  1. El uso de una denominación o rótulo común u otros derechos de propiedad intelectual o industrial.
  2. Una presentación uniforme de los locales o medios de transporte objeto del contrato.
  3. La comunicación por el franquiciador al franquiciado de unos conocimientos técnicos. Un «know how» o saber hacer, que deberá ser propio, sustancial y singular.
  4. La prestación continúa por el franquiciador al franquiciado de una asistencia comercial, técnica o ambas. Todo ello durante la vigencia del acuerdo. Y todo ello sin perjuicio de las facultades de supervisión que puedan establecerse contractualmente.

Por otra parte, anteriormente existía para las empresas franquiciadoras la obligatoriedad a la hora de franquiciar de inscribirse en el Registro de Franquiciadores. Con la desaparición de dicho registro, este requisito también desaparece.

  • La información precontractual

Otro de los requisitos legales a tener en cuenta es la obligatoriedad de presentar el DIP de franquicia o información precontractual al potencial franquiciado.

Siempre hay que entregarlo antes de la firma de cualquier tipo de contrato o acuerdo.

Legalmente, también se indica las condiciones y la información mínima que el futuro franquiciado debe poseer y conocer antes de firmar el contrato.

Por ello, el dossier de franquicia debe incluir, al menos mínimamente los siguientes elementos:

  1. Identificación y datos del franquiciador.
  2. Descripción del sector de actividad del negocio de franquicia.
  3. Contenido y características de la franquicia y su explotación.
  4. Estructura, extensión de la red y elementos esenciales del contrato de franquicia.

No obstante, para asesorar y ayudar en este proceso, y garantizarnos que cumplimos con la legalidad recomendamos trabajar con consultores de franquicias, como BeFranquicia.

Ellos nos ahorrarán con probabilidad futuros quebraderos de cabeza. Y nos facilitará el cómo franquiciar nuestra empresa adecuadamente.

3º: Definir las variables de nuestro modelo de franquicia

seleccion modelo franquicia Mientras se prepara el papeleo legal, tendrá que tomar muchas decisiones sobre cómo va a operar como un franquiciador. Los puntos clave son:
  • Definir el canon de franquicia y el cálculo de los diferentes royalties que vayamos a cobrar al franquiciado.
  • Los términos del contrato de franquicia.
  • El tamaño o territorios de las zonas de exclusividad para los franquiciados (provincias, barrios, etc.).
  • Área geográfica en las que está dispuesto a otorgar.
  • El modelo y la duración de los programas de formación inicial que de ofrecerán a los franquiciados.
  • Los productos y equipamiento que deben adquirir los franquiciados para comenzar a operar.
  • La inversión total y perfil de los franquiciados que estamos buscando tanto económico como a nivel profesional.
  • Estrategia de comercialización de las franquicias.
Las decisiones tomadas al inicio respecto a estos y otros elemento afectarán de forma definitiva al devenir de nuestra franquicia tanto en el corto como en el medio y largo plazo.

Pongamos un ejemplo.

El empresario que se inicia en la franquicia puede pensar que la diferencia en el royalty de explotación entre el 4% y el 5% no es muy grande. Pero dentro de 5 años, cuando tengamos 100 franquicias comercializadas, el volumen total puede ser de cientos de miles de euros. Si queremos franquiciar nuestro negocio debemos barajar diferente escenarios económicos del modelo de negocio en franquicia. Así, definiremos cuál será el canon de entrada y los diferentes royalties que debemos cobrar. También el número de años de duración del contrato de franquicia que terminemos firmando con el franquiciado.

Otros aspectos

Otro aspecto fundamental es conocer las condiciones geográficas en las que nos moveremos. Su variabilidad puede afectar a la rentabilidad del franquiciado y, por supuesto, las leyes locales en cada localidad o comunidad autónoma. Por último, una formación inadecuada generará seguramente franquiciados incompetentes para aplicar su sistema de franquicia con éxito. Por ello se hará fundamental el mantenimiento de recursos formativos para nuestros franquiciados.

4º: Desarrollar la documentación necesaria para franquiciar

documentacion franquiciar empresa Una vez tomadas las decisiones fundamentales que determinarán cómo funcionará su franquicia, pasamos al ámbito de la documentación. Es la que debe poseer para comenzar a franquiciar una empresa. Como hemos visto, precisaremos del contrato de franquicia, pero no solo. También los manuales de operaciones de la franquicia que suponen la plasmación de nuestro saber hacer a través de esta fundamental documentación. Estos manuales no se refieren solo a la operativa concreta para el desarrollo de un determinado servicio o producto. Deben definir todos los aspectos del negocio, desde la gestión, los procesos, el marketing, la comercialización, la atención al cliente, etc. En definitiva, responden a la capacidad de estandarización de su negocio. Dentro de este apartado documental podemos incluir también el dossier de franquicia, mencionado anteriormente en el punto 3. También podemos incluir las herramientas comerciales que necesitemos para realizar la comercialización de franquicias de forma adecuada.

5º: Estructurar nuestra central de franquicias

Convertirse en franquiciador supone invertir en preparar nuestra central de franquicias. El objetivo es hacer frente a los nuevos retos que se presentarán en un futuro próximo. Debemos dimensionar nuestra empresa de forma adecuada para atender las nuevas demandas de la franquicia. Estas necesidades se encuentran en diferentes ámbitos:
  • Comercialización
  • Formación
  • Marketing
  • Jurídico
  • De gestión

6º:  Vender franquicias 

vender franquicias Una vez iniciados en el sistema de franquicias, una de nuestras prioridades será la de comercializar franquicias. Para ello, debemos acceder a candidatos interesados en nuestro concepto. Serán emprendedores dispuestos a incorporarse a nuestra red y a los que podremos franquiciar nuestro negocio. Por lo general, hay que tener paciencia. Para conseguir los primeros franquiciados tendremos que ir despacio. La venta de las primeras franquicias es difícil debido que supone un riesgo mayor que en las fases en las que la cadena está más desarrollada. Lo más importante es tener un argumentario claro que explique por qué un inversor puede estar dispuesto a invertir su tiempo y dinero en nuestro negocio. No obstante, para dinamizar la expansión debemos tener en cuenta todos los canales a nuestro alcance para la captación de franquiciados. Algunos canales estarán basados en publicidad, otros en estrategias más desarrolladas. La lista de canales es múltiple:
  • Portales de franquicias como Franquicia.net o Franquicias.net.
  • Ferias y eventos de franquicias como Expofranquicia en Madrid o SIF en Valencia.
  • Información en el establecimiento.
  • Consultoras que nos den su apoyo.
  • Call centers de franquicias.
  • Círculos de inversores.
  • Nuestra página web, etc.

7º: Contar con franquiciados de apoyo

Tras pasar por los seis pasos anteriores es aquí donde se juega con más claridad el futuro de su red de franquicias. Con el nuevo dimensionamiento de nuestra cadena la formación se hace más que nunca imprescindible. Clonar un negocio no significa solo que visualmente se parezca más o menos a la unidad matriz. La forma de operar y de gestión será la marcada por la central, y aquí la formación es indispensable. Con todo, para el éxito de todo franquiciador, el saber cómo franquiciar su empresa no es suficiente. El objetivo principal es asegurarse de que la marca ofrezca una experiencia uniforme a todos los clientes y potenciales clientes de cada unidad. Al mismo tiempo, debemos sumar la preocupación por dinamizar las ventas de los puntos franquiciados. La promoción, las campañas de publicidad y marketing, la comunicación de la cadena son aspectos fundamentales de la comercialización en el punto de venta.

En resumen

Convertirse en franquiciador implica:
  • Saber cómo franquiciar una empresa.
  • Tomar decisiones que van a implicar a la empresa en todo su conjunto.
  • Realizar planteamientos que afectarán al devenir de la misma en los próximos años.
  • Cerciorarse de que estamos en condiciones para hacerlo, aprendiendo así a franquiciar una empresa.

¿Quieres franquiciar tu empresa?

Te ayudamos a crecer como franquicia

franquiciar empresa