Las franquicias de hostelería se adaptan

Mamparas, menús digitales, mascarillas, termómetros, y un sinfín de elementos clave para la reapertura de restaurantes.

Las cadenas de franquicia de hostelería y restauración van planificando la reapertura de sus locales franquiciados y propios tras semanas de cierre por motivos del COVID-19.

Así, se están desarrollando propuestas para que las medidas higiénicas sean lo más adecuadas posible. Tanto los restaurantes en franquicia como bares y tabernas buscan reactivar sus negocios, a la vez que mantener las máximas reglas de control para no favorecer la expansión del virus.

Cartas digitales

Es el caso de MiQarta.com, que permite la desaparición de la carta física mediante la implantación de una aplicación. Esta app está basada en una plataforma online gestionada a través de códigos QR.

Como reconoce su CEO Gustavo Revelles, “con el Covid-19 el mundo ha cambiado y, en consecuencia, los clientes también. A partir de ahora, los consumidores se decantarán por los sitios que se adapten y tomen medidas en cuanto a la prevención”.

Mamparas de metacrilato

Otro de los casos son las mamparas de metacrilato, que permiten separar a los comensales y, por supuesto, la separación entre mesas. Estas mamparas ya se usan en supermercados o farmacias. Las veremos pronto en la hostelería. No solo a la hora de pedir en el mostrador del restaurante fast food de turno, sino también en los restaurantes tradicionales.

Tampoco debemos extrañarnos a partir de ahora ver a los camareros con guantes y mascarilla atendernos como si estuviéramos en un hospital. Será una de las obligaciones para aquellos establecimientos que decidan abrir. Tampoco debe sorprendernos que nos tomen la temperatura al entrar en el establecimiento.

Otra de las adaptaciones para la hostelería será probablemente el uso de los baños o la presencia de los famosos geles hidroalcohólicos tanto en mesas como en barras y a la que habrá que irse acostumbrando.

La ciudad también se adapta

La ampliación de las zonas de terraza será otro de los elementos a tener en cuenta para la hostelería. Muchos ayuntamientos están optando por ampliar las licencias para que los locales puedan incluir más espacio. El motivo es la previsión de que tendrán que reducir su aforo en un 50%. En el caso del Ayuntamiento de Madrid, se valora desde utilizar parte de la calzada a permitir las barras exteriores, como en las fiestas de barrio y las clásicas berbenas.

Como conclusión podemos indicar que las franquicias demuestran una vez más su preparación y su capacidad de adaptación, comandadas y dirigidas por las centrales de franquicia. Por lo general, las centrales se encargarán de velar porque el franquiciado cuente con todo el apoyo necesario para el mejor funcionamiento de su restaurante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *