Qué es un Master Franquicia y por qué lo necesitarás

La modalidad de Master Franquicia es la más atractiva y habitual para replicar un negocio en otro país. Y es que la internacionalización suele implicar una gran oportunidad de crecimiento para las franquicias. Eso sí, debemos seguir una serie de pasos si queremos implantar con éxito nuestro modelo de negocio en otros mercados.

Para dar el salto al exterior, hay que tener en cuenta diferentes parámetros. Podemos destacar 2 principales:

  1. Nuestra franquicia debe ser un negocio exitoso, maduro y consolidado en nuestro mercado de origen.
  2. Conocer bien el país donde queremos instalarnos a través de diferentes elementos.
    • sus gustos,
    • sus costumbres,
    • su legislación, su tejido empresarial…

    Es claro que ni nuestros clientes, ni su forma de consumir nuestro producto, ni las estructuras económicas y legislativas serán iguales a nuestro mercado de origen. Cada país cuenta con sus peculiaridades y tendremos que adaptar nuestro concepto de franquicia a cada mercado. La idea es  ayudarnos a determinar si nuestro producto o servicio tiene posibilidades de funcionar en una región determinada.

Para facilitar esa expansión internacional, existen dos fórmulas:

  1. Ser franquiciador en el país de destino, al igual que lo somos en el de origen.
  2. Otorgar un contrato de Master Franquicia.

La primera opción supone otorgar contratos de franquicia al uso, del mismo modo que hacemos en nuestro país. Para ello, es necesario crear una estructura empresarial en ese territorio, con su pertinente inversión. Con ella podremos supervisar y controlar el desarrollo de las franquicias que abramos allí.

La segunda, la Master Franquicia, es la más habitual en los procesos de internacionalización de franquicias. Y lo es por varias razones: jerarquiza las relaciones, simplifica los procesos, minimiza los riesgos y requiere una menor inversión.

¿Qué es un Master Franquicia?

La modalidad de Master Franquicia (o franquicia maestra) implica que el franquiciador otorgue a un franquiciado el derecho a explotar la enseña en un país concreto. Así, ese master franquiciado será el responsable de desarrollar el concepto y expandirlo en esa región.

También se encargará de buscar nuevos franquiciados allí. Es decir, podrá conceder sub-franquicias en su territorio. En este sentido, quedará a su cargo la relación con los sub-franquiciados y controlará el cumplimiento contractual de cada uno. Del mismo modo, deberá formarlos y prestarles asistencia durante la vigencia del contrato.

Por todo ello, el franquiciador debe elegir rigurosamente a la persona que se encargue de la Master Franquicia.

¿Por qué lo necesitarás?

Porque para abrirse paso en el extranjero, siempre es mejor hacerlo con aquellos que conocen un mercado concreto. Dejarse asesorar y poner el negocio en manos de expertos es siempre garantía de éxito. Entre las ventajas del régimen de Master Franquicia, las más destacables son:

  • Optimización: es muy eficaz para establecer redes de franquicias en territorios diferentes.
  • Jerarquización: simplifica organiza la estructura de la franquicia, facilitando los procesos.
  • Menos riesgos: gran parte de los mismos son asumidos por el master franquiciado.
  • Valor añadido: el master franquiciado siempre conocerá mejor las particularidades de su país y las normas locales.
  • Mayor motivación: la del master franquiciado, bajo cuya responsabilidad estará la expansión del concepto en su mercado.

El contrato de Master Franquicia

En el contrato de Master Franquicia quedarán reflejados todos los aspectos fundamentales de la cesión. Será el documento que regule los derechos y obligaciones del master franquiciado. Y, al igual que en contrato de franquicia, deberán delimitarse adecuadamente todas las condiciones de la relación. Es decir, área geográfica, duración del contrato, cánones y royalties, know how y formación, asistencia técnica, aspectos legales, etc.

Igualmente, hay que adaptar el contrato de Master Franquicia a los estándares y gustos locales. Aquí es muy importante tener en cuenta el poder adquisitivo del país, su mercado o sus costumbres locales. Y tampoco hay que olvidar las regulaciones específicas. Cada mercado cuenta con su propia legislación e, inevitablemente, tendremos que adaptarnos a ella para evitar problemas y litigios futuros. Es lo que se llama “tropicalización de la franquicia”

En definitiva, abrirse paso fuera de las propias fronteras es un proceso que puede resultar beneficioso si se hace bien. Con la modalidad de Master Franquicia, el franquiciador delega responsabilidades y se asegura una expansión organizada y sostenida. Sin duda, la forma más acertada de replicar un modelo de negocio en franquicia en otros países.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *