¿Qué tengo que hacer para franquiciar mi negocio?

Franquiciar mi negocio puede ser un proceso arduo y complicado si no se planifica correctamente y no tienes en cuenta los factores más importantes. Aquí vemos en qué consiste y cómo se articula.

1.COMPRUEBA QUE TU BASE DE NEGOCIO ES SÓLIDA

Esta base de negocio se puede ver y comprobar a partir de 3 factores como son:

  • El éxito comercial:
    que tu negocio opere en ámbitos económicos fuertes y estables es esencial para poder crecer sin complicaciones.
  • La voluntad de crecer:
    Debe estar presente para que la compañía crezca. Debes ser el primero en creer que tu negocio tiene mucho que aportar al mercado, con una visión revolucionaria.
  • Conocer la franquiciabilidad del concepto:
    ¿Existe equilibrio en la relación franquiciador franquiciado, tanto desde el punto de vista económico como legal?, ¿es transmisible tu modelo de negocio? ¿Se podría reproducir en otros entornos? ¿Tiene un mercado potencial fuerte? Si la respuesta es afirmativa en la mayoría de las preguntas, puedes comenzar con el proyecto de franquicia

 

2.PREPARA LA EMPRESA: EL PROYECTO DE FRANQUICIA

Una vez superada la etapa anterior entramos en el proceso propiamente dicho que consta de 5 PASOS perfectamente identificados que siguen una secuencia cronológica muy definida.

  • A.Diseña la estrategia y refléjala en un contrato.

Se basa en poner de acuerdo a las partes bajo un pacto equilibrado en el que salgan beneficiada ambas partes, el franquiciador y el franquiciado.
Pero ¿cómo dar forma a todo esto? Aquí es donde entra a trabajar esa técnica de franquiciar, que exige seguir una metodología concreta. Como hasta entonces nadie lo había hecho, no había unas pautas que seguir y hubo que crearlas. ¿Cómo lo hicieron? Veámoslo.

Lo más básico y normal es que nuestro futuro franquiciado nos haga una propuesta y lleguemos a un acuerdo básico. El franquiciado solicita utilizar esa marca sin interferencias y durante un tiempo determinado, y además se compromete a hacerlo de una manera concreta y bajo las pautas que le impongan. Una vez eso, pagará una cierta cantidad para que le transmita todos los conocimientos y otros factores como sus valores, colores y enseñas. Y todo eso se pondrá por escrito para no tener problemas en el futuro. Todas esas características son las que forman actualmente y se llaman la zona de exclusividad, el canon de entrada, el royalty de funcionamiento, entre otras cosas.

No hay que olvidar en este proceso las leyes que regulan el proceso por parte del gobierno, y que le darán un aire mucho más profesional y serio a este contrato.

  • B.- Transmite los valores del negocio para hacer posible el éxito

Una vez cerrado el acuerdo, el inversor va a necesitar una serie de pautas y formación: la mejor ubicación, la decoración, el establecimiento, la forma de trabajo,… el franquiciado va a necesitar una serie de respuestas, antes incluso de poner en marcha el negocio.
También se recopilan sus experiencias exclusivas y anécdotas para mejorar el servicio. Hay que tener en cuenta que esta documentación únicamente constituye una herramienta para llegar al éxito y no el objetivo de un proyecto de franquicia.

  • C.- Proporciona los servicios necesarios a los franquiciados

Una vez se desarrolle tu negocio como franquicia, y a medida que vayas creciendo, necesitarás una central de franquicia. ¿Qué es? La estructura a través de la cual el creador del negocio va a posibilitar que los franquiciados tengan unos beneficios. Por medio de ella, se proporciona todo lo que necesitan para conseguirlo: los productos, la publicidad, proveedores, merchandising, escaparatismo, formación, etc. Una buena estructuración y dimensión adecuada es esencial para poder tener más de un franquiciado.
En función del tipo de negocio que se esté franquiciando, serán unos u otros los servicios que preste nuestra central de franquicias y será mayor o menor el período de formación para transmitir el saber hacer

  • D.- Comercialización y búsqueda de nuevos franquiciados:

Uno de los medios más efectivos para atraer franquiciados es el propio negocio. Pero no es el único. En la actualidad y dada la competitividad que existe, cada vez son más las formas de atraer a los inversores: prensa, las relaciones públicas, portales, ferias de franquicias, entre otras cosas. Son muchas las posibilidades pero hay que tener en cuenta el presupuesto disponible.
Elegir adecuadamente los medios es la clave, para conseguir los objetivos que necesita la cadena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *