La franquicia ante la salida a la crisis del coronavirus

Las redes de franquicia se han visto altamente afectadas por la crisis del coronavirus. La pandemia a provocado el cierre de números establecimientos. De hecho, se calcula que casi el 80% de los mismos han tenido que echar el cierre temporal.

No obstante, poco a poco se puede ver la salida al final del túnel. La vuelta a mediados de abril de parte de las actividades laborales y la posibilidad de que a partir de mayo se comience a producir una desescalada del confinamiento, hace pensar que la normalidad puede estar cada vez más cerca.

Aun con todo, queda un tiempo para que el mercado pueda recuperar una aparente normalidad. Se estima que comenzará a notarse definitivamente a partir de septiembre. No obstante, según datos de Deloitte, es probable que hasta diciembre-enero el consumo no alcance números cercanos a los de 2019. No obstante, como puede verse en el gráfico, estarán siempre por debajo.

grafico evolucion economia
Gráfico facilitado por Deloitte sobre la evolución de la actividad económica en tiempos de Coronavirus

Resultados según la actividad

Y es que la crisis ha impactado especialmente con este formato de negocio. El hecho de que una parte importante del sistema de franquicia opere en retail y hostelería ha hecho que sea duramente castigado por el COVID 19.

Aunque, según Randstad, el 42,8% de las empresas mantiene su actividad a pesar de la crisis del Covid-19, a la franquicia le ha afectado de forma algo diferente.

De hecho, podemos decir que a las cadenas les ha afectado de forma desigual en función de la rama de actividad en la que operen.

Por un lado, dentro del retail han cerrado más de la mitad de establecimientos. No obstante, hasta cierto punto han podido continuar un buen número de ellos. Especialmente notorio es el caso de las franquicias de alimentación y supermercados, sector que puede estar incluso superando los números de años anteriores. Otros, como panaderías, papelerías, telefonía, ópticas, etc. también han podido permanecer abiertos, aunque con más dificultades. El resto han tenido que cerrar. En moda, se calcula que podrían descender los ingresos este año en torno al 35% o 40%, según datos de Boston Consulting Group.

En lo que se refiere a restauración el cierre ha sido total, lo que ha hecho que muchos empresarios franquiciados se hayan acogido a los ERTES facilitados por el gobierno. No obstante, las cadenas de franquicia de hostelería han podido mantener el servicio de delivery. A través del mismo han podido paliar de alguna forma los posibles efectos de la crisis.

En lo relativo a servicios, aquellos que operan a pie de calle, de cara al público han cerrado también en su mayoría. Mientras, los de oficinas como las franquicias de consultoría, de protección de datos, de administración de fincas o relacionadas con el mundo online continúan, aunque con limitaciones, trabajando.

Nuevo escenario para la franquicia

Desde la Asociación Española de Franquiciadores reconocen que la franquicia «tendrá que adaptarse al nuevo escenario desde su madurez, y deberá ir recuperando paulatinamente la actividad, apostando por nuevos formatos de negocio, impulsando el mundo online, escuchando las nuevas demandas de los consumidores y promocionándose como un sistema que ofrece ventajas y valores añadidos a quienes quieran franquiciar sus empresas o convertirse en franquiciados, para seguir siendo un modelo de comercio generador de empleo«

Con todo, el nuevo panorama dejará algunas oportunidades que requerirán la adaptación de las cadenas de franquicia. Entre ellas: el precio de los alquileres descenderá, el delivery y el take away se consolidará como forma de venta, aumento de la demanda de negocios de autoempleo, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *