El DIP, factor clave en la expansión de tu franquicia

El Documento de Información Precontractual (DIP) es uno de los factores más importantes a la hora de iniciarse en el mundo de la franquicia. Muchas veces ni franquiciado ni franquiciador le dan la importancia que requiere por su desconocimiento.

A la hora de iniciarse en el mundo de las franquicias es posible que se descubran conceptos, documentos, leyes o estrategias que antes se desconocían. El conocimiento de todos estos factores es clave para el desarrollo eficiente de la franquicia y entre ellos se encuentra el Documento de Información Precontractual (DIP).

El DIP es uno de los documentos más importante a la hora de abrir una franquicia tanto para el franquiciado como para el franquiciador y es de vital importancia su lectura y elaboración. Lo paradójico es que siendo así, aún es frecuente que el franquiciador no disponga de él y que el franquiciado no lo solicite.

¿Qué es el DIP?

El DIP es un documento en el que se recopila información relativa a una franquicia y que se entrega por parte del franquiciador al franquiciado. Esta información debe ser entregada con mínimo de 20 días de antelación a la firma de un contrato o precontrato de franquicia o la entrega de cualquier cantidad a cuenta.

La entrega del DIP es obligatoria en el ordenamiento jurídico español y está regulada por la ley 7/1996 de Ordenación del Comercio Minorista. En el apartado 3 del artículo 62 se establece que el franquiciador debe entregar el DIP al franquiciado por escrito.

¿Qué información debe contener el DIP?

La información recopilada en el DIP debe ser veraz, exacta y que se ajuste lo mayor posible a la franquicia, el franquiciador, su sector, actividad, estructura, características… De esa manera el potencial franquiciado podrá decidir si se une a la red de franquicias o no con la mayor información posible.

Datos de identificación del franquiciador

El franquiciador debe dejar claro la denominación social, el domicilio y la información relativa a los datos de inscripción en el Registro Mercantil. En el caso de que se trate de una Sociedad Mercantil hay que dejar constancia del capital social de la empresa del último balance y si está totalmente ingresado o no.

Si se trata de franquiciadores extranjeros se deben añadir los datos de inscripción en los registros de franquiciadores acorde a las leyes del país o Estado de origen de la franquicia. Para los Máster Franquiciados, el DIP también debe aportar los datos del franquiciador principal.

Derechos de Propiedad Industrial

El DIP debe reflejar que el uso y explotación del título o licencia de la marca y los signos distintivos de la entidad franquiciadora está en vigor en España y la duración de la explotación. Además, se deben incluir futuros posibles recursos jurídicos que puedan afectar al uso de la marca.

En este apartado se debe dejar constancia que la marca está registrada en la Oficina de Patentes y Marcas (OPME).

Descripción general del sector de actividad

El futuro franquiciado debe poder leer los datos más importantes del sector en el que opera la franquicia para conocerlo más en profundidad. El franquiciador debe incluir los datos más importantes del sector para que el franquiciado lo conozca con más profundidad y la mayor exactitud posible.

Experiencia de la central franquiciadora

Aquí se debe incluir las etapas de la franquicia como su fecha de creación, tanto de la central como de la cadena y el progreso de la franquicia. El posible franquiciado podrá conocer cómo ha sido el desarrollo de la franquicia desde su creación hasta el momento de recibir el DIP.

Contenido y características de la franquicia y de su explotación

El franquiciador debe aportar una explicación general del objeto de la franquicia y de su sistema de negocio. El know-how de la compañía también debe estar reflejado para que el posible franquiciado desarrolle su negocio acorde a los otros establecimientos de la marca.

En este capítulo el franquiciador debe dejar claro la asistencia que va a otorgar en el desarrollo de la franquicia al franquiciado y una previsión de las inversiones y gastos para la puesta en marcha de la franquicia.

Las posibles estimaciones de ventas se deben basar en experiencias o estudios para otorgar a los resultados la mayor credibilidad posible.

Estructura y extensión de la red en España

El DIP debe incluir cómo está organizada la red de franquicias de la enseña en España diferenciando entre centros propios y franquiciados. De la misma manera hay que indicar las poblaciones en los que se encuentran.

Esta información se debe acompañar del número de franquiciados que han dejado de formar parte de la franquicia durante los últimos dos años. Aquí se debe especificar si el motivo del cese ha sido por la finalización del contrato o por otras causas de extinción.

Elementos esenciales del contrato de franquicia

La información relativa a la duración del contrato, el canon de entrada o el pago de royalties mensuales debe dejarse reflejada de manera clara. Los derechos y obligaciones de franquiciador y franquiciado también se deben establecer para evitar posibles futuras incidencias.

En caso de cualquier incidencia se deben incluir las posibles sanciones por el incumplimiento del contrato. Las condiciones de una posible resolución y en su caso, de renovación del contrato se deben añadir también en el DIP.

Por último, las contraprestaciones económicas, pactos de exclusivas, y limitaciones a la libre disponibilidad del franquiciado del negocio objeto de franquicia deben estar reflejadas.

¿Por qué es importante para el franquiciado y franquiciador?

El DIP es de vital importancia para el franquiciado porque le aporta información que le resolverá las posibles dudas relativas a la apertura de la franquicia. El hecho de contar con datos de la propia franquicia y del desarrollo de su negocio le permitirá decidir libremente si de verdad desea formar parte de la marca.

Para el franquiciador es una medida obligatoria recogida en la ley española que le puede generar consecuencias y daños para la franquicia en caso de cumplirla. Además, el DIP es una forma de comenzar una relación de confianza con el franquiciado. Si el franquiciador entrega al potencial franquiciado información fiable y real generará credibilidad y la relación entre ambas partes será mejor.

Posibles consecuencia de no cumplir el DIP

El ordenamiento jurídico español no regula las posibles consecuencias al franquiciador por no entregar el DIP o no hacerlo de forma correcta. En esos casos la firma de un contrato o precontrato de franquicia o la entrega de cualquier cantidad a cuenta se considera nula. Además, es posible que el franquiciador tenga que recompensar al franquiciado por los daños y prejuicios sufridos.

Para que esto ocurra el franquiciado debe demostrar que el hecho de que faltase información o de que estuviera incompleta ha tenido una gran importancia a la hora del acuerdo.

Sin duda, se trata de un documento que puede arruinar nuestra expansión si no lo gestionamos correctamente.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Contacta con nosotros

¿Quieres más información sobre la franquicia? Contacta con nosotros y te informaremos de todo lo que necesitas saber.

Síguenos

Si deseas estar informado de toda nuestra actividad y publicaciones, síguenos en redes sociales o contacta con nosotros a través de email.

Ultimos Posts