Quiero Franquiciar

Quiero franquiciar mi negocio. Montar una franquicia

Franquiciar un negocio es sin duda uno de los retos más apasionantes que todo empresario puede afrontar a lo largo de su carrera. A través del hecho de franquiciar, nuestro concepto de empresa cambia, nuestras prioridades cambian y nuestros objetivos también cambian.

empresario quiere franquiciar

Si usted está pensando en que quiere franquiciar su negocio, las ventajas de franquiciar una empresa están fuera de toda duda, de hecho podemos resumirlos en un decálogo de virtudes. Son 10 puntos que le explican claramente por qué franquiciar y qué beneficios se obtiene de ello.

  1. Franquiciar permite expandir mi empresa

    Es sin duda uno de los elementos principales por los que todo empresario se decide a franquiciar. La opción de crecer en el mercado a través del capital de un tercero, en este caso el inversor-socio-franquiciado, sin necesidad de aportar los recursos que precisaría abrir nuestros propios establecimientos con nuestro propio capital.

  2. Franquiciar permite una expansión a mayor velocidad

    No solo se trata de crecer, sino en muchas ocasiones se trata de hacerlo de forma rápida. En el mercado actual una buena idea puede ser fácilmente imitada y replicada por la competencia. Dado el tiempo que cuesta abrir nuevos establecimientos con recursos propios, puede que para cuando empecemos tímidamente nuestra expansión otras empresas ya se hayan adelantado y tomado las mejores plazas para la comercialización del producto o servicio. La franquicia, al utilizar recursos de terceros, permite una velocidad de expansión mucho más acelerada.

  3. Franquiciar permite obtener nuevos ingresos

    La franquicia es un modelo de negocio que se basa en un acuerdo de colaboración entre franquiciador y franquiciado. En virtud de este acuerdo cederemos algunos de nuestros activos a cambio de lo que serán para nosotros nuevas líneas de ingreso: canon de entrada, royalties de explotación, cánones de publicidad, etc. Pero no solo.  También podremos obtener nuevos ingresos provenientes de descuentos de proveedores, nuevos acuerdos fruto de la nueva capilaridad de nuestra compañía, etc.

  4. Franquiciar permite aprovechar economías de escala

    Como es lógico el crecimiento lleva consigo un mayor volumen de producción y de compras, lo que hace que nuestros productos o servicios puedan obtener un mayor margen, ya que el coste medio de una unidad de producto cae a medida que la escala de producción aumenta. La franquicia es una claro ejemplo de ello.

  5. Franquiciar permite generar una potente imagen de marca

    La imagen de marca es uno de los activos principales de toda central franquiciadora. Es, en parte, uno de los elementos por los que el franquiciador se decanta por nuestra opción de negocio frente a otras muchas. Pues bien, franquiciar hará que nuestra marca tenga mayor reconocimiento ya que los nuevos establecimientos dotarán de mayor presencia en el mercado a nuestra insignia. Además, a mayor volumen de franquiciados, mayor posibilidad de realizar grandes campañas que lleguen el gran público.

  6. Franquiciar permite controlar nuestro canal de distribución

    El control del canal de distribución es una ventaja competitiva crucial frente a la competencia. Y la franquicia permite un control total sobre la misma. De esta forma, el franquiciador evita intermediarios que aumentan los costes del producto y reducen el margen tanto para él como para el franquiciado. Conseguiremos homogeneizar las políticas de comercialización y ofrecer al cliente nuestro producto siempre en las mismas condiciones, independientemente del lugar en el que realice la compra. Esto potenciará la fidelización del cliente gracias a los atributos de confianza y seguridad que nuestra red de franquicias aporta.

  7. Franquiciar permite reducir costes

    No cabe duda que el hecho de contar con un nuevo socio reducirá nuestros costes de estructura. En la relación del franquiciador-franquiciado, el franquiciado es responsable de la gestión de cada establecimiento, tanto de personal, del local, como de cualquier otra índole. Este hecho permite al franquiciador liberarse de los costes que supondría una estructura en la que los establecimientos fueran propios.

  8. Franquiciar permite optimizar nuestros esfuerzos en publicidad y comunicación

    El hecho de contar con un número cada vez mas extenso de establecimientos es sin duda la mejor forma de potenciar nuestra marca y de generar confianza en el mercado. A través de la expansión de franquicias, la central ahorrará muchos recursos en las campañas de comunicación y optimizará los esfuerzos que realice, ya que conseguirá impactar directamente en el consumidor gracias la cercanía al mismo que le aporta su red de centros. Además, en muchos casos, los franquiciados podrán realizar sus propias campañas, generando un impacto más potente gracias al marketing local y asumiendo el coste que de ellas se deriva.

  9. Franquiciar permite acceder al mejor talento

    La mejor selección que podemos hacer de los gestores de nuestra red establecimientos es, sin duda, a través de la franquicia. Siempre que hagamos una buena elección del franquiciado contaremos, no solo con personas capacitadas y con talento suficiente para gestionar uno de nuestros negocios sin necesidad de tenerlos en nómina como mandos intermedios, sino que serán personas involucradas que estarán dispuestas a invertir en nuestro negocio. Con estos elementos, la implicación con el punto de venta conseguiremos que sea máxima. Y la productividad, también.

  10. Franquiciar permite separar responsabilidades

    Franquiciador y franquiciado son empresas económica y jurídicamente independientes, lo que significa que el franquiciador tendrá una responsabilidad limitada sobre las diferentes actuaciones del franquiciado. Así mismo, le permite no asumir los riesgos que supone la apertura de un nuevo punto de venta ni los costes de estructura y gestión del mismo. Además, a través de un adecuado contrato de franquicia y del conocimiento de la legislación vigente, quedará libre de cualquier mala praxis por parte del franquiciado.

Conclusión

Como hemos visto, la franquicia es un modelo con grandes virtudes si nuestro objetivo es la expansión de nuestro negocio. Pero en el mundo empresarial los errores se pagan. Un mal planteamiento puede minimizar el impacto de estas ventajas y generar nuevas dificultades para nuestra compañía. Por ello, aconsejamos dejarse guía por expertos consultores de franquicia que le permita aprovechar y potenciar para su empresa todas estas ventajas al máximo.

Si quieres saber cómo franquiciar tu empresa puedes seguir estos 7 pasos para franquiciar.